En la marca Franchi&Kim convergen las experiencias de dos empresas especializadas en los sectores construcción e industria. La calidad de estas experiencias confiere a la marca un auténtico valor añadido de referencia tecnológica y comercial. La ventajas que derivan de esto no son solamente las que se obtienen de la unificación de las capacidades productivas, pero además, proponiéndose como oferta global de productos, servicios y competencias. Franchi&Kim, reflejando un pasado de gran fidelidad al color, proyecta en el futuro la coherencia con la tradición y el compromiso de evolucionar en el ámbito de la calidad.

LA HISTORIA

FRANCHI&KIM nace de la fusión de Franchi Vernici y Kim Industria de pinturas. La primera, Franchi Vernici surge inmediatamente en las post-guerra en Brescia en Viale Italia, se transfiere a Castenedolo en 1980 estando definitivamente limitadas sus posibilidades de expansión en la sede históricas.
Inicialmente la actividad productiva estaba dirigida a un empleo genérico del producto de pintura, con el tiempo y poco a poco se ha especializado en el sector de la construcción y de las pastas colorantes para el sector tintométrico tanto para la construcción como para la industria.
La minuciosa gestión empresarial ha conducido a resultados de extrema positividad, que se pueden resumir en un mercado y una facturación en continua ascenso. La actual posición ha sido alcanzada consolidando la tradición y la imagen histórica del Colorificio Franchi con la introducción de recursos humanos de adecuada capacidad y la inversión en procesos productivos que nos permiten ofrecer a la clientela productos tecnológicamente avanzados y de calidad constante.
Nuestro orgullo es la tecnología tintométrica realizada por ordenador de la que disponemos, que nos permite realizar también pequeños lotes en las líneas más difundidas manteniendo cotas de mercado competitivas, gracias a una configuración a escala industrial.
La segunda, Kim industria de pinturas ha nacido en 1979 en Maclodio en la actual segunda fábrica productiva. Inicialmente la actividad se dirigía a un empleo genérico en el sector; después se ha especializado en el sector industrial, dirigirnos los productos a una clientela seleccionada y altamente cualificada.
Los modernos procesos productivos permiten realizar productos tecnológicamente avanzados, con especial atención para los ciclos al agua. Esto ha sido posible con la creación de laboratorios internos gestionados por personal especializado.
La actividad actual permite satisfacer las más cualificadas exigencias de la clientela en el sector industrial e indirectamente de los Vendedores Especializados para la Industria que gracias a los sistemas tintométricos gestionados por ordenador pueden hoy garantizar un servicio rápido y cualificado, con particular referencia a: Anti-corrosión y protección industrial, máquinas herramienta, pinturas industriales, pintura de material plásticas, industria metal-mecánica genérica, carrocerías industriales.